Artículos de Interés Novedades

Controles microbiológicos en plantas de incubación avícolas

Existen cuatro puntos sucesivos fundamentales en la cadena de producción avícola, que deben controlarse a nivel microbiológico para contar con un producto final seguro para la venta. El ciclo del ave comienza en las granjas de aves reproductoras (GAR), seguido de planta de incubación (PI), granja de engorde (GE) y planta de faena (PF).  En cada punto de la cadena, el producto necesita mantener un riguroso estado microbiológico para cumplir con los altos requerimientos sanitarios exigidos por los mercados nacionales y extranjeros. Para poder cumplir con estas exigencias, el personal involucrado en el manejo de la cadena de producción debe encontrarse sólidamente capacitado en términos de bioseguridad y calidad. Este artículo se centra en los controles microbiológicos a realizarse en las PI, uno de los cuatro puntos fundamentales mencionados.

Las plantas de incubación son establecimientos que tienen como función principal la incubación de huevos ya fecundados para producir los pollitos que serán enviados a las granjas de engorde. Para contar con altas tasas de nacimientos, estos establecimientos deben ofrecer al embrión las condiciones estándares climáticos, de manejo dentro de planta y de sanidad de la misma. A pesar de que el huevo cuenta con sus propias defensas ante microorganismos que pueden dañar al embrión, cargas demasiado altas de hongos y bacterias afectan su viabilidad. Dado esto, es de suma importancia realizar una desinfección del huevo inmediatamente después de la ovoposición(1).

Una vez ubicado el huevo dentro de la incubadora, debe controlarse tanto la sanidad de las superficies como en el ambiente en distintos lugares de la planta como en: sala de huevo, sala de bebé, lavadero, nacedoras y laboratorios de vacunas (en caso de existir). De esta manera, se controla no solo el ambiente donde se encuentra el huevo y el pollito, sino también en lugares accesorios que pueden tener impacto en su sanidad.

Los indicadores microbiológicos de sanidad más utilizados son microorganismos aerobios y hongos y levaduras en el ambiente; así como Salmonella en superficies. Para realizar los controles de aerobios, hongos y levaduras, ARAVANLABS recomienda utilizar el método de filtración e impacto de aire. Para realizar este método es necesario contar con un dispositivo determinado, que puede generar una entrada de aire controlada a los medios de cultivo para medir la cantidad de microorganismos por volumen de aire. Por otro lado, para la detección de Salmonella suelen utilizarse esponjas estériles para toma la muestra sobre la superficie a analizar. Una vez realizado esto, se ubica la esponja en un medio de cultivo de transporte para su posterior análisis en el Laboratorio.

Una vez realizado el análisis de crecimiento de microorganismos en base a las muestras tomadas, se obtiene un número que refiere a la cantidad de unidades formadoras de colonia por volumen de aire y presencia/ ausencia de Salmonella en superficie. Es de esperarse que los resultados muestren crecimiento de los microorganismos, ya que las plantas de incubación no poseen ambientes estériles. Sin embargo, la cantidad de microorganismos debe encontrarse dentro de ciertos rangos aceptables.

Bibliografía

1. North MO, Bell DD. Manual de producción avícola. México 3o. 1993;