Artículos de Interés Novedades

CAPTŪS

Un Dispositivo de Muestreo de Aire único en el Mundo que abre múltiples posibilidades para la cadena aviar.  

Diariamente el ser humano y los animales conviven con múltiples microorganismos presentes en el medio ambiente, sea en superficies, agua, e incluso en el aire. El aire, tal como los otros medios que conocemos, es un vehículo ideal para el transporte y difusión de ciertos microorganismos. En el caso de la cría intensiva de animales, el control de éstos es crucial para la productividad y la calidad de los productos finales.  

Usualmente, los microorganismos aéreos suelen transportarse a través de partículas de polvo y aerosoles que quedan suspendidas en el aire. Los mismos son dispersados por corrientes de aire que circulan dentro y fuera de los espacios cerrados. 

Existen cuatro puntos sucesivos fundamentales en la cadena de producción avícola, que deben controlarse a nivel microbiológico para aumentar la productividad, evitar pérdidas económicas durante el proceso de producción y contar con un producto final seguro para la venta. El ciclo del ave comienza en las granjas de aves reproductoras, seguido de planta de incubación, granja de engorde y planta de faena.  

Muestreo de Aire CAPTŪS: 

CAPTŪS es un dispositivo de muestreo de aire diseñado en base a la Norma ISO-14698 que filtra volúmenes determinados de aire a través de membranas de poro controlado. Estas membranas retienen polvo y aerosoles a los que se encuentran asociados los microorganismos y por ende, retienen a los microrganismos. 

Imagen que contiene taza, interior, café, tabla

Descripción generada automáticamente

Figura 1- Secuencia de uso

Controles en Galpones y Plantas de Faena:

El dispositivo CAPTŪS permite realizar controles en galpones y plantas de faena para posteriormente realizar detecciones por métodos de PCR de microorganismos puntuales o recuentos por microbiología clásica.  En galpones es posible detectar Salmonella, Mycoplasma, Bronquitis, Gumboro, entre otros.  Salmonella spp. Esto permite conocer si existen desafíos de campo, realizar un seguimiento y evaluación de los manejos de bioseguridad de los galpones.  A su vez, el dispositivo permite con el mismo método de muestreo, analizar los filtros por metagenómica y conocer la diversidad microbiológica de estos ambientes. Por este mismo método se pueden detectar además genes de resistencia a antibióticos. 

En planta de faena es posible detectar Listeria monocytogenes, Salmonella y realizar recuentos de coliformes en Plantas de Faena. De igual manera se puede conocer la diversidad microbiológica por metagenómica. Las tendencias internacionales apuntan a detectar no solo patógenos en plantas de faena, sino estudiar la ecología microbiana, ya que, en definitiva, es esta la que determina la calidad y la vida útil de los productos terminados. 

Controles en Plantas Nacedoras: 

Las plantas de incubación son establecimientos que tienen como función principal la incubación de huevos ya fecundados para producir los pollitos que serán enviados a las granjas de engorde. Para contar con altas tasas de nacimientos, estos establecimientos deben ofrecer al embrión las condiciones estándares climáticas, de manejo dentro de planta y de sanidad. A pesar de que el huevo cuenta con sus propias defensas ante microorganismos que pueden dañar al embrión, cargas demasiado altas de hongos y bacterias afectan su viabilidad. 

Una vez ubicado el huevo dentro de la incubadora, debe controlarse tanto la sanidad de las superficies como en el ambiente en distintos lugares de la planta como en: sala de huevo, sala de bebé, lavadero, nacedoras y laboratorios de vacunas (en caso de existir). Los indicadores microbiológicos más utilizados son recuentos de aerobios, hongos y levaduras en el ambiente; así como detección de Salmonella. 

Figura 2- Imágenes de recuento de hongos y levaduras en filtro CAPTŪS.